CÁNCER RENAL: UNA AMENAZA SILENCIOSA

El cáncer renal comprende un mínimo porcentaje de las neoplasias, que va desde el 2 al 3%, presentándose en mayor medida en la población de edad adulta (en promedio a los 65 años). Uno de las formas de combatir esta peligrosa enfermedad es mediante cirugías, conocidas como nefrectomías, donde una parte o todo el riñón es removido. Sin embargo, las tasas de recurrencia o progresión son en unos pocos meses, siendo altamente agresivo.

Entre los factores de riesgo encontrados se encuentran:

  • Hipertensión, Tabaquismo, Obesidad, entre otros tipos de cáncer, etc.

Fomentar un cambio en el estilo de vida, ayudaría enormemente a evitar que se padezca este tipo de cáncer. Es difícil la detección en etapas tempranas, ya que normalmente son asintomáticos, no palpables y en el que otros problemas derivados de la misma patología, es como logra identificarse. Lamentablemente, no se conocen tratamientos realmente eficaces y que estén disponibles en el mercado, resultando en progresiones rápidas y pocas tasas de supervivencia.

Afortunadamente, muchas farmacéuticas están invirtiendo en investigación; llevando a cabo protocolos o ensayos clínicos. Actualmente, en contamos con programas de cáncer renal para pacientes con previa nefrectomía (parcial o radical) y en el que el tratamiento está enfocado a evitar que el cáncer vuelva a aparecer (como suele pasar). La ventaja de entrar a estos programas radica en que los pacientes son monitoreados continuamente (Tomografías, exámenes de laboratorio, entre otros), en los que ninguno sale del bolsillo del paciente; además cuando toca tratamiento, los pacientes tendrán a su disposición un equipo médico a su disposición para estar ahí en dado caso que ocurra cualquier complicación. Estos tratamientos y exámenes, son cubiertos en su totalidad por la farmacéutica a cargo del estudio.