Más sobre el cáncer

Algunos datos y estadísticas sobre el cáncer en México

A continuación, se presenta una gráfica (Figura 1) cuya fuente es la INEGI (Instituto Nacional de Estadística y Geografía). Como se puede observar, ha estado prácticamente igual la proporción en la que se presentan los cánceres. El primer lugar, teniendo arriba de un 25% en todos los años, ha estado relacionado con órganos hematopoyéticos, es decir, cánceres de la sangre, tales como leucemia, por ejemplo. El segundo y tercer lugar están entre los órganos digestivos, tales como el colorrectal y estómago, y los órganos relacionados con los aparatos reproductores, tales como los de testículo y ovario.

 

Gráfica con principales tumores malignos, incluyendo cáncer de pulmón, excluyendo cáncer de riñón.

Figura 1. Gráfica que muestra el porcentaje de muertes observadas en México entre los 18 y 29 años por sexo (femenino y masculino) entre el 2011 y el 2016.

A continuación, se presenta otra gráfica tomada del INEGI, también, en donde se observan los porcentajes de muertes observadas para los cinco principales cánceres en la población mexicana entre los 30 y 59 años, divididos entre hombre y mujer (Figura 2). Como se puede observar, en ambos sexos y a lo largo de los años a partir del 2011, se observa una mortalidad de más del 20% por cánceres en órganos digestivos, por ejemplo, colorrectal, estómago y entre otros del sistema digestivo. En las mujeres, le siguen los cánceres en los órganos genitales femeninos (cérvico-uterino y ovario) y el cáncer de mama. Cabe mencionar que el cáncer de mama también se puede presentar en hombres, aunque como se ve en la gráfica, se presenta en menor grado y por ende, el porcentaje de mortandad es menor. En menor grado, se observa mortandad en cánceres hematopoyéticos y del sistema respiratorio.

Tabla con porcentajes, tumores malignos, población 30 a 59 años. Incluye cáncer de Pulmón. No cáncer de riñón ni Melanoma.

 

Figura 2. Gráfica que muestra el porcentaje de muertes observadas en México entre los 30 y 59 años por sexo (femenino y masculino) entre el 2011 y el 2016.

Por último, en este análisis de la mortandad del cáncer por edad, se encuentra el grupo de personas mayores a 60 años. Esta gráfica también fue tomada de la INEGI (Figura 3). Se puede observar que, para ambos sexos, se tiene un porcentaje mayor al 30% de mortandad para cánceres del sistema digestivo. Se observa también que cobran más importancia, a comparación de los otros rangos de edad, los cánceres relacionados con los genitales masculinos (en el caso de los hombres), el cáncer de mama (en el caso de las mujeres) y también cánceres de los órganos respiratorios (cáncer de pulmón) e intratorácicos.

 

Porcentajes de muertes para los 5 principales tumores malignos, 60 años o más. Incluye Cáncer de pulmón, pero no cáncer de riñón.

Figura 3. Gráfica que muestra el porcentaje de muertes observadas en México a partir de los 60 años por sexo (femenino y masculino) entre el 2011 y el 2016.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) menciona que el 30% de las muertes por el cáncer se deben principalmente a tener un índice de masa corporal elevado, falta de consumo de frutas y verduras, así como de actividad física y el consumo de tabaco y de alcohol.

¿Cuáles son las posibles causas del cáncer?

Si bien no se tiene una causa bien establecida, hay diversos factores que están comprobados que aumentan el riesgo de padecer la enfermedad. Por ejemplo, un estilo de vida sedentario y la falta de ejercicio; consumo excesivo del alcohol y bebidas alcohólicas; inflamación crónica del colon; obesidad y sobrepeso; fumar (cáncer de pulmón); factores hormonales; factores ambientales; y factores genéticos y familiares. Una exposición alta a los rayos ultravioleta del sol puede provocar cáncer de piel.

Este es otro factor a considerar. Existen estudios importantes que relacionan la obesidad y la diabetes tipo 2 con un incremento en el riesgo de padecer cáncer y un incremento en la mortalidad por el cáncer.  Algunos estudios muestran una relación entre la diabetes y el cáncer de páncreas e hígado. También, en estudios más recientes, se reporta un incremento en la incidencia del cáncer de endometrio, mama, colorrectal, vejiga, riñón y linfoma de No-Hodgkin, todos estos relacionados con la diabetes tipo 2.

De acuerdo a la OMS, hay un incremento en la mortalidad para varios tipos de cáncer, por ejemplo, esófago, colorrectal, hígado, páncreas, mama, cérvix, ovario, cáncer de riñón, cerebro y próstata, todo esto ligado a la obesidad. Por ello es muy importante tener un estilo de vida saludable, estar en el rango de peso adecuado y realizar actividad física regularmente.

En CáncerMX a través de nuestros artículos y publicaciones, invitamos al público en general a llevar un estilo de vida saludable, una nutritiva alimentación y a dejar ciertos hábitos que pudieran estar ligados a desarrollar el cáncer. Ante cualquier duda, por favor contáctenos.

¿Qué tratamientos existen en la actualidad para el cáncer?

Por varios años ya, se ofrecen diferentes tratamientos. Los más conocidos son las quimioterapias. Las quimioterapias son medicamentos que impiden el crecimiento de nuevas células que se multiplican a un ritmo rápido, sin hacer distinción de células benignas o malignas. Es por esto que a los pacientes que están recibiendo quimioterapia se les suele caer el cabello, ya que las células del cuero cabelludo se multiplican a un ritmo rápido, y el tratamiento también las afecta. Ocurre lo mismo con las células del estómago y por eso los pacientes están un poco más sensibles y presentan náuseas frecuentemente.

La cirugía también es una opción de tratamiento, dependiendo de la etapa en la que se encuentre el cáncer. Si es un tumor bien localizado que se pueda operar, seguramente la cirugía puede ser de mucho beneficio.

La radioterapia es otro tipo de tratamiento que se ofrece. A veces se ofrece solamente radioterapia y en ocasiones, se combina con otros tratamientos, dependiendo de la enfermedad. La radioterapia provoca daños en el ADN de las células de cáncer, haciendo que ya no se puedan dividir y que no se sigan multiplicando. La radioterapia puede ser externa o interna.

La externa se trata de una radiación a una parte local en el cuerpo. Por ejemplo, si se trata de cáncer de mama, se puede irradiar el tórax. La radioterapia interna consiste en colocar un dispositivo dentro del cuerpo que emite la radiación directamente en el tumor o cerca de él.

Los más nuevos tratamientos son los que se conocen como “inmunoterapia”. La inmunoterapia consiste en medicamentos que identifican, por medio de receptores en las superficies de las células de los tumores, cuáles son las células malignas. Mediante este reconocimiento único, la inmunoterapia estimula a lo que es el sistema inmunológico del paciente, de tal manera que puede reconocer a las células malignas por estos receptores en sus células, y así el propio sistema inmunológico las ataca de manera específica.

Estos tratamientos son de lo más nuevo. Dependiendo de la patología del cáncer y la etapa en la que se encuentre, se dan diferentes tipos de inmunoterapia, ya sea de forma individual o combinados con quimioterapias. Si bien las inmunoterapias ofrecen muchas ventajas, también es importante mencionar los efectos secundarios que pueden suceder. Por ejemplo, se han reportado efectos secundarios de carácter respiratorio, gastrointestinal, renal y hepático. Es importante que el oncólogo tratante sepa manejar todos estos efectos de manera apropiada. En CáncerMX, proporcionamos información sobre los tratamientos disponibles, incluyendo los más nuevos, como las inmunoterapias. Todos estos programas y tratamientos son llevados a cabo solamente por oncólogos con experiencia aplicando estos tratamientos y con todas sus certificaciones médicas vigentes.

Descripción de algunos tipos de cáncer.

Cáncer de ovario.

El cáncer de ovario es más común en mujeres adolescentes y jóvenes, aunque hay algunos tipos que se presentan en mujeres mayores de cuarenta años. En México, cada año se diagnostican aproximadamente cuatro mil casos. Algunos factores de riesgo para padecer el cáncer de ovario son el síndrome de ovario poliquístico, endometriosis y el tabaquismo.

Generalmente, no dan tantos síntomas. Puede llegar a descubrirse como un hallazgo en algún estudio de rutina, por ejemplo, un ultrasonido pélvico; sin embargo, hay ciertos síntomas como, por ejemplo, molestias urinarias, dolor en el vientre, abultamiento en el abdomen y sensación de estar muy “llena” rápidamente después de comer. Es importante que todas las mujeres, sobre todo aquellas que ya entraron a la menopausia, que vigilen la salud de sus ovarios. Un ultrasonido transvaginal cada 6 meses es bastante recomendable.

Cáncer de testículo

El cáncer de testículo es más común en hombres entre la edad de 15 y 35 años de edad, pero puede presentarse en cualquier edad, como lo hemos mencionado antes, ya que para el cáncer no hay una edad específica. En México, se presentan de 6 a 9 casos por cada mil hombres.

Un problema muy grave es que en el 80% de los casos se detecta en una etapa muy avanzada de la enfermedad. Si se detecta en una etapa muy avanzada, las probabilidades de supervivencia disminuyen. Algunos factores de riesgo para desarrollar cáncer de testículo son los siguientes: haber tenido un testículo que no descendió; familiares cercanos con cáncer de testículo; e infecciones por VIH. Como en los demás tipos de cáncer, factores en el estilo de vida también tienen una relación, como lo son la alimentación; un estilo de vida sedentario; obesidad y sobrepeso. Por ello es muy recomendable tener un estilo de vida activo aunado con una alimentación saludable.

Los primeros síntomas generalmente son el sentir un bulto en alguno de los testículos o hinchazón del mismo. Por lo general, no causan dolor. Solo algunos tumores de testículo causan dolor. En algunos hombres, otro síntoma puede ser que los senos se inflamen.

Cáncer de mama

El cáncer de mama se da cuando las células encontradas en ese órgano empiezan a multiplicarse de manera anormal. Esto puede pasar en los conductos que llevan la leche hacia el pezón (cáncer de mama ductal) o también en las glándulas que producen la leche, que es conocido como cáncer de mama lobulillar.

No hay una causa definida que provoque el cáncer de mama, pero hay factores que incrementan el riesgo de padecerlo. Por ejemplo, a mayor edad, mayor riesgo; historia de cáncer de mama en la familia; presencia de los genes BRCA1 y BRCA2; obesidad y sobrepeso; el consumir excesivamente el alcohol; el fumar; inicio de la menstruación antes de los 12 años; utilizar terapias de reemplazo hormonal; y la alimentación.

Es muy importante que las mujeres se auto-exploren para detectar cualquier cambio o anormalidad en los senos. También es importante realizarse estudios, tales como las mamografías, una vez al año o en la frecuencia en la que el médico de cabecera indique.

El detectarlo en etapas tempranas puede ayudar a que no se extienda a una etapa más avanzada y que luego no pueda ser curable. Si se detecta en etapas tempranas, la probabilidad de supervivencia está entre el 88% y el 95%. Si se detecta en etapas posteriores, como la etapa III y la etapa IV, las probabilidades bajan hasta en un 7%.

Algunos síntomas que se pueden presentar en el cáncer de mama son el cansancio; pérdida de peso inexplicable; sagrados en el pezón; masas o abultamientos; cambios en el aspecto de la piel de los senos (por ejemplo, enrojecimiento, cambios de color y “piel de naranja”); retracción de los pezones; aparición de nódulos en los ganglios de las axilas; y dolor o sensibilidad al tocar los senos.

Como se puede analizar de las figuras anteriores, a mayor edad, más riesgo de padecer cáncer de mama e incrementa el riesgo de la mortandad. A nivel mundial, se detectan aproximadamente 1.38 millones de casos y aproximadamente el 33% muere por esto, de acuerdo a cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS). En México, los estados en donde hay la mayor prevalencia de esta enfermedad son Aguascalientes, Campeche y Colima y en el país se estima que cada día mueren 15 mujeres por el cáncer de mama.

Ver opciones de tratamiento disponibles de cáncer de mama:

http://cancermx.com/cancer-de-mama-avanzado-o-metastasico/

Cáncer de próstata

El cáncer de próstata es otro que también afecta de manera importante a los mexicanos. Aproximadamente, todos los días mueren unos diecisiete hombres en el país a causa de este padecimiento.

Algunos de los síntomas del cáncer de próstata son: necesidad de orinar y no poder hacerlo; crecimiento de la próstata; interrupción en el flujo de la orina. Es común que este cáncer se extienda a los huesos, por lo que las fracturas de huesos inexplicables pueden ser otro síntoma del cáncer de próstata. Lamentablemente, hay una carencia de diagnóstico oportuno. Muchos hombres no están dispuestos a someterse a exámenes de revisión, por lo que la detección en una etapa temprana se vuelve complicada. En etapas tempranas, no se presentan síntomas, sino hasta cuando ya está muy avanzado y es difícil controlarlo.

Es recomendable que los hombres que tengan más de 50 años se hagan cada año exámenes de rutina para que, en caso de presentar la enfermedad, se pueda detectar en una etapa temprana y poder atacarla para que no avance a otras etapas más avanzadas.

Cáncer de colon

Como vimos en las Figuras anteriores, a mayor edad, cobra más importancia el riesgo de padecer cánceres del sistema digestivo, como lo es el cáncer de colon. La incidencia es elevada tanto en hombres, como en mujeres. Este cáncer suele iniciarse con pólipos no cancerosos en el colon. Si no se extraen a tiempo, pueden desarrollarse a un cáncer. Este cáncer se puede presentar en los tejidos del colon, del recto y del apéndice.

A continuación, se mencionan los síntomas de alerta para el cáncer de colon: sangre en las heces; dolor abdominal; pérdida inexplicable de peso; cansancio; fatiga; sentirse débil; tener diarrea y/o estreñimientos; detectar algo anormal en las heces que sea raro en la persona.

Es importante poder diagnosticarlo a tiempo, ya que, si se detecta en etapas tempranas, hay un 90% de posibilidad de que los pacientes sobrevivan a este padecimiento. Además, cada vez se ha estado detectando en edades más tempranas. En el 2017, aproximadamente ocho mil casos fueron reportados en el país.

Cáncer de pulmón

Los cánceres de los sistemas respiratorios o intratorácicos también se elevan conforme aumenta la edad y con ello, la mortalidad a causa de ellos en los mexicanos. El 80% de los casos de cáncer de pulmón se origina por fumar y por el tabaco; sin embargo, cada vez hay más casos en los que personas que nunca han fumado en su vida, lo desarrollan. Algunos factores de riesgo son que la gente se exponga al humo o a la contaminación.

Al igual que otros cánceres, el estilo de vida tiene mucho que ver, como el hecho de tener sobrepeso y obesidad y llevar una vida sedentaria. Algunos de los síntomas del cáncer de pulmón son los siguientes: tos persistente; dolor en el pecho; silbidos al respirar; fatiga; cansancio; pérdida de peso inexplicable; sangre al toser; y sensación de que falta el aire. A pesar de que CáncerMX proporciona información de tratamientos sobre todos los tipos de cáncer, la organización promueve en su mayoría los programas de tratamiento para cáncer de pulmón. Infórmese sobre los programas disponibles actualmente para el cáncer de pulmón en nuestros teléfonos de contacto y redes sociales.

Ver opciones de tratamiento de cáncer de pulmón avanzado:

http://cancermx.com/cancer-de-pulmon-importante-informacion/

Cáncer de estómago

Aproximadamente un 6% de los enfermos de cáncer presenta cáncer en el estómago en México.

Este cáncer está relacionado con infecciones por H. pylori. En el Norte de América, esto sigue siendo un grave problema, ya que a veces no se cuenta con la infraestructura sanitaria adecuada o con acceso al agua potable. Este cáncer también está asociado por una mala alimentación, así como el consumo de alcohol y el tabaco. La disminución en el consumo de frutas, verduras, leguminosas y el aumento en el consumo de alimentos con mucha sal, alimentos ahumados, productos cárnicos y a la parrilla, han sido asociados también a un aumento en el riesgo de padecer cáncer de estómago.

Algunos de los síntomas son ardor en el estómago; dolor intenso en la boca del estómago; sangrados en el intestino; abultamientos en el abdomen; vómitos con sangre; heces con sangre; sensación de llenarse rápidamente después de haber comido.

Existe muchísima información sobre el cáncer en la actualidad. Si bien, es una enfermedad que no tiene cura, está en constante investigación y se están desarrollando nuevos tratamientos que pueden ayudar a prolongar la vida de los pacientes y también, a que en esa prolongación tengan una muy buena calidad de vida. Para resumir, es importante que cada quien se haga sus revisiones médicas periódicamente, así como auto-exploraciones, sobre todo si se tiene algún antecedente en la familia de algún tipo de cáncer.

También, en el momento en que se note algo diferente en cualquier parte del cuerpo, es muy importante acudir con su médico para hacer las evaluaciones y estudios correspondientes. Si el cáncer se logra detectar en etapas más tempranas, hay mayor probabilidad de supervivencia.

Vea nuestro artículo de Cáncer de Piel Melanoma.