Libérese de las cadenas del Tabaco

No hay una sola manera correcta para abandonar el hábito de fumar. Muchos fumadores dejan el hábito de repente y por completo, sin medicinas ni reemplazo de nicotina.
Otro método consiste en dejar de fumar gradualmente. Es decir, se va reduciendo un poco el número de cigarrillos que se fuma al día. De esta manera, usted va reduciendo lentamente la cantidad de nicotina en su cuerpo. Usted puede eliminar el cigarrillo que fuma cuando toma un descanso o fumar solamente en ciertos momentos del día. Reducir el número de cigarrillos antes del día que ha fijado para dejar de fumar para disminuir los síntomas de abstinencia tiene sentido, aunque esto puede ser difícil de llevar a cabo.

Por otro lado los cigarrillos electrónicos no cuentan con respaldo para venderse con el fin de ayudar a dejar de fumar y no están regulados por la FDA. Aun así, muchos fumadores creen que los cigarrillos electrónicos les pueden ayudar a dejar de fumar.

Algunos estudios han descubierto que los cigarrillos electrónicos pueden ayudar a reducir el número de cigarrillos fumados, pero se necesita más investigación para saber a ciencia cierta si ayudan a la gente a dejar de fumar. Además, la seguridad general de los cigarrillos electrónicos es desconocida y se está estudiando. En la actualidad, los cigarrillos electrónicos y otros dispositivos electrónicos de suministro de nicotina son un tema de controversia.

A menudo, los consumidores de tabaco mencionan el estrés como una de las razones para fumar. El estrés es parte de la vida tanto de la gente que consume tabaco como de la que no lo hace. La diferencia es que la gente que consume tabaco usa la nicotina para ayudar a lidiar con el estrés y los momentos desagradables. Al estar tratando de abandonar el hábito, es necesario aprender nuevas formas de controlar el estrés.

Recordemos que el tabaco es una fuerte causa de cáncer pulmonar no microcítico microcítico (células no pequeñas) es el tipo de cáncer de pulmón más común. El carcinoma de células escamosas, el adenocarcinoma y el carcinoma de células grandes son todos subtipos del cáncer de pulmón no microcítico.